Indígenas


  • Indígenas
  • Indígenas

Dentro de nuestra parroquia viven varios grupos indígenas. Avá guaraní, Mbyá, Paí Tavyterá.

Las Hermanas Azules visitan algunas comunidades. Las necesidades son enormes es el grupo social más golpeado por la pobreza enfermedades desnutrición y explotación. Tenemos una deuda histórica con los dueños de estas tierras, portadores de una cultura conocimientos y sabiduría muchas veces ignoradas por el resto de la población. Trabajo es muy lento pues hay que respetar usos y costumbres de los pueblos. Se trata tema de nutrición huertas atención de salud, organización interna reforzamiento de sus valores ancestrales, mejoramiento de las infraestructuras en sus comunidades.

“No hay tarea mas urgente que tejer junto a mi pueblo las redes de a justicia que nos vayan sosteniendo, hilvanando la utopía con los hilos de tus sueños”.

COMUNIDADES INDIGENAS – COLONIA NARANJITO.

1. COMUNIDAD SANTA LUCIA.

La comunidad Mbya Guaraní-Santa Lucía de la Colonia Naranjito, es una de las comunidades más numerosas de las cuatro que existe en la colonia, con 65 familias asentadas en su tierra propia y que demuestra mucho interés y ganas de crecer y desarrollarse. Ponen de su parte esfuerzo y entusiasmo para llevar adelante cualquier emprendimiento que les garantice una vida más digna sin perder su identidad propia. De allí surge el deseo de comenzar este año (2012) un pequeño proyecto que involucra, tanto a las mujeres como a los varones de la comunidad, cual es la Piscicultura. Esta actividad ayudaría a todas las familias a mejorar su calidad de vida como también sus ingresos económicos.
El emprendimiento busca que las familias involucradas sean emprendedoras, que puedan administrar sus propios recursos, mediante el trabajo cooperativo y solidario. Uno de los objetivos primordiales es que la Piscicultura sea el comienzo de un exitoso ingreso en el campo de la sustentabilidad económica, pues todas las familias de la comunidad desean mejorar y ya no depender únicamente de los programas asistenciales para sobrevivir.
Otro motivo que nos impulsa a continuar trabajando con ellos es ver y constatar en esta comunidad que no se quedan de brazos cruzados, al contrario, todos hombres, mujeres y jóvenes están dispuestos a aportar con su trabajo. Nos alienta también el poder trabajar en redes con otros organismos que apoyan este tipo de emprendimiento, así, a través de la CONAPI se pudo contactar con la MISION TECNICA DE LA REPUBLICA DE CHINA (TAIWAN). MINISTERIO DE AGRICULTURA Y GANADERIA. VICE MINISTERIO DE GANADERIA para conseguir los 500 alevines de tilapia para comenzar este sueño.
Aprovechando la fertilidad de su tierra la mayoría se dedican también a la agricultura, cultivan maíz, mandioca, batata, poroto, arveja, zapallo, piñas…, y cada familia cuenta con una pequeña huerta familiar, otro trabajo de las mujeres en la casa es la cría de aves y cerdos para consumo y venta.
Las mujeres muy emprendedoras piden y se interesan en aprender otras actividades, sobre todo en materia de cocina y así las preferencias son el pan casero, torta de mandioca, galletitas, por citar algunos.
En cuanto a salud, de preferencia volver a lo natural, así aprenden a realizar pomadas con hierbas medicinales y algunos jarabes.

EN ISLA ALTA DOS COMUNIDADES

COMUNIDAD TAPYIKUE

Es otra de las comunidades de Mbya Guaraní con 37 familias, también muy emprendedora, luchadora que trata de ir saliendo adelante poco a poco. A esta comunidad aun no le ha llegado la energía eléctrica, razón por la cual se atrasan muchos emprendimientos, aunque no es impedimento para los trabajos comunitarios. La madre naturaleza les regala lo más preciado que es el AGUA, (Yvu), una naciente que les provee abundantemente el líquido vital todavía sin contaminación en medio del bosque. Aprovechando esta riqueza tienen la ilusión de contar también con unas piletas para cría de tilapias u otra clase de pez para poder paliar la difícil situación económica por la que atraviesan día tras día.

COMUNIDAD KO EPOTY.

Comunidad de 23 familias – Ava guaraní – dedicados mas a la agricultura, cada familia cuenta con una pequeña chacra con cultivos de lo básico necesario y también huerta familiar
Esta comunidad ya cuenta con dos piletas para la cría de peces.
Muy importante destacar que van logrando la construcción de los tajamares a través del trabajo cooperativo, fijan un día de trabajo comunitario, en donde acuden todos, o casi todos los hombres, mientras las mujeres preparan la comida también comunitariamente.